Saltar al contenido.

4 septiembre, 2018

TAIN – Educación Física: PRIMEROS AUXILIOS, SOCORRISMO Y SITUACIONES DE EMERGENCIA.

por Luis Bidegain

Este sábado 8 /9 de 9 a12 hs , los esperamos en la sede central para desarrollar el TAIN de septiembre del Profesorado de Educación Física:

PRIMEROS AUXILIOS, SOCORRISMO Y SITUACIONES DE EMERGENCIA.

Durante el transcurso de esta carrera, el alumno cuenta con precisiones acerca de la anatomía y fisiología del cuerpo humano, abordados desde distintos enfoques, intentando superar una visión medicinal del conocimiento del propio cuerpo. Pero considerando que el futuro docente podrá llegar en el transcurso de su labor docente, a presenciar un evento desafortunado tal como un accidente, reacción patológica, o simplemente un siniestro (siempre imprevisto) deberá requerir del dominio de ciertas maniobras, técnicas, acciones, consideraciones y cuidados a tener en cuenta en el caso de estar presente, por lo cual se requerirá de su asistencia. Debemos considerar que se espera que el profesor de Educación Física, junto con el de Biología, sea quien más sabe en estos casos, ya que popularmente se supone que la especialidad debería prepararlo para afrontar dichos sucesos. Sabemos que el diseño curricular de esta carrera, no contempla como contenido la intervención del docente en situaciones de emergencia, sencillamente porque hay personal especializado en ese ítem al que se puede recurrir confiando en un llamado telefónico. Pero ¿Qué sucedería si de repente nos encontramos frente a una situación extrema y no tenemos el conocimiento suficiente como para auxiliar a una posible víctima, tanto sea en el ámbito de nuestro trabajo, nuestra familia o en la sociedad? Muchas veces, en la voluntad de apresurarnos intentando socorrer al accidentado, -por el propio desconocimiento- cometemos errores que pueden costarle a la víctima la salud futura y hasta la vida. Este desgraciado tipo de incidentes, debería ser evitado con el conocimiento cabal de las acciones que deben realizarse, y de aquellas que deben evitarse al asistir a una víctima o grupo de accidentados. Una emergencia se puede presentar en su propia casa, en la escuela, en el campo de deportes, en salidas escolares, en las vacaciones, generalmente cuando uno menos lo espera. Es por eso que estar preparado es muy importante para poder hacer la diferencia. Todas las personas somos susceptibles de sufrir o presenciar un evento desafortunado e imprevisto, por lo tanto deberíamos considerar que no sólo nos hallamos influidos por situaciones de las cuales podemos no tener el control, sino que además, deberíamos conocer los procedimientos necesarios para actuar eficientemente. Cualquier docente es civilmente responsable de la integridad de los alumnos a su cargo, y esto no impide que la inacción, la inoperancia o el error por intentar ayudar, se transformen en consecuencias legales que se deban afrontar. La eficiencia en una asistencia oportuna es siempre bien vista, aunque muchas veces se desdibuje dicho accionar por tratarse de una supuesta obligación del docente, (lo cual promueve a la crítica en el caso de la inacción) siempre que una impericia o inacción del docente, no derive luego en acciones legales que lo responsabilicen del hecho acontecido.
El socorrista que se encuentra presente en el lugar del accidente, debe saber actuar con total dominio de la situación, manteniendo la serenidad. Y eso es algo que sólo se adquiere con el conocimiento y la experiencia: Se debe evaluar la situación rápidamente, sin precipitarse. Si hay testigos, es el socorrista quien toma la iniciativa pidiendo ayuda. Así, puede actuar con eficacia e impedir actuaciones adversas de testigos bienintencionados pero incompetentes. La actuación del socorrista es triple; prevenir la agravación del accidente, alertar adecuadamente, (ya que la persona que avisa debe expresarse con claridad y precisión dando los datos necesarios para la evaluación de las acciones) y socorrer a la víctima haciendo una primera evaluación de la situación. Una incorrecta información, -dudosa o imprecisa- puede derivar en consecuencias perjudiciales tanto para el accidentado local, como para otra víctima lejana que requiera dicha asistencia mientras el equipo de especialistas se encuentra trasladándose a cumplir con un requerimiento innecesario. Se pretende acercar al futuro docente al conocimiento de las recomendaciones a tener en cuenta ante una situación desgraciada, -y valiéndose de esos conocimientos- poder llegar a la compostura necesaria para no sentirse desanimado ni incompetente para enfrentar la situación con la soltura que requiera el caso, y de esta manera, poder transmitir dicho estado anímico a la mayor cantidad posible de actores presentes en la mencionada situación.
          Entre los enfoques que se proponen para el mencionado TAIN, pueden destacarse:  

  • Práctica y simulación de actuación ante accidentes.
  • Acciones tendientes a detectar posibles siniestros. 
  • Asistencia de la víctima y detección temprana de la gravedad de su estado.
  • Simulacros de siniestros de diverso origen y su correcta evacuación.

    Se abordarán las acciones recomendadas en caso de:

  • Paro cardiorrespiratorio
  • Quemaduras 
  • Obstrucción de vías aéreas 
  • Shock por descarga eléctrica 
  • Heridas de arma de fuego 
  • Hemorragias por objeto cortante 
  • Traumatismo por caídas 
  • Accidentes domésticos 
  • Accidentes en la vía pública 
  • Picaduras de animales venenosos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nota: HTML está permitido. Tu dirección de correo electrónico nunca se publicará.

Suscribirse a comentarios